decoracion vehiculo

ANTES DE EMPEZAR

Antes de empezar

Somos una empresa dedicada a la imagen corporativa de empresas, a la rotulación, tanto de vehículos, ya sean flotas o un solo vehículo, y a la decoración. Por lo cual, tras años de experiencia, sabemos que vamos a ser los últimos en aparecer en la obra, y por ello, somos quienes nos encontramos con todos los errores que los compañeros han podido ir dejando, ya sea por falta de profesionalidad, que son los casos menos habituales, o porque ellos mismos han ido encontrando inconvenientes que han tenido que subsanar sobre la marcha. Por ello, vamos a intentar contaros algunas de las cosas a tener en cuenta para que, al menos en nuestro caso, tengamos un resultado satisfactorio a la hora de rematar un trabajo con la imagen de vuestro negocio, y lo vamos a dividir en varios post según los tipos de trabajo más habituales.

 

Rotulación de vehículos:

Como ya hemos comentado en alguna ocasión, la rotulación de vuestro coche, furgoneta o motocarro, es la forma más económica de publicitaros. El vehículo es vuestro, y en caso de un renting, o un leasing, las compañías permiten la rotulación, y si es integral, mejor para ellos, por lo que ya os comentamos en el post de “ventajas de rotular tu vehículo” (que os recomendamos leer), por lo que con una única inversión, tendréis publicidad el tiempo que vosotros queráis. Una publicidad que va a ir moviéndose con vosotros por el tráfico de vuestra zona de influencia, ya sea un atasco o mientras aparcamos en cualquier parte a la vez que estamos trabajando. ¡PUBLICIDAD PASIVA GRATIS!.

Pero si queremos que ésta publicidad sea eficiente y duradera, debemos tener en cuenta tres condiciones. Diseño, acabados y estado del vehículo.

 

Diseño – Al rotular nuestro vehículo debemos tener en cuenta varios factores del diseño. Primero, no podemos pretender que se vea toda la información de cada trabajo que realicemos, con siete números de teléfono, dos correos electrónicos, imágenes de varios trabajos y nuestros colores corporativos, que son siete, porque el diseño me lo hizo mi cuñado, “que maneja el Paint”. Somos conscientes, que los años enseñan mucho, que un vehículo (y en general, cualquier producto publicitario) con demasiada información, satura a quien recibe toda esa información, por lo que, si añadimos de más, se leerá de menos. Al rotular nuestro coche, demos dejar claro tres cosas: Quién, qué y cómo. quienes somos, qué hacemos, y cómo pueden ponerse en contacto con nosotros. Y si el trabajo de naming ya ha añadido “lo que hacemos” al “quienes somos”, pues nos ahorramos un paso, dejamos más limpio el diseño, y nuestra publicidad será más efectiva. A menos tengamos que leer, más fácil será retener la información. Por ejemplo, nosotros, en la rotulación de nuestros coches, pondríamos JMCRotulos (con nuestro logo, que es precioso, y así la gente se familiariza con él) y los datos de contacto (mail, web, teléfonos y ya está). Después al diseño podemos agregarle logotipos de redes sociales, o de proveedores/colaboradores nuestros que ya tienen fama, para dar más empaque e imagen de calidad, pero ya está, y como detalle, no como protagonistas, porque los protagonistas de nuestro coche somos nosotros.

Acabados – Cuando acudimos a un albañil, a un fontanero, o a un mecánico, no sólo queremos el fregadero trague agua, sino que queremos que el suelo que ha levantado para meter la tubería quede como si no hubiera pasado nada allí. Con la rotulación de un vehículo queremos lo mismo. Hay que tener en cuenta que una rotulación mal rematada, acabará dando problemas, levantándose, o perdiendo color demasiado rápido, por lo que a la larga será una imagen negativa para nuestro negocio. Si tenemos en cuenta varios factores, podemos evitar esto “fácilmente”.

Lo primero, contactar con una empresa con experiencia. En su web, o si no, pedírselo que os lo manden por email, o por whatsapp, deben tener ejemplos de algún trabajo que hayan hecho. Pero no esperéis que tengan un catálogo de ejemplos. Habitualmente, al acabar un trabajo, se hace una foto (o varias), para mostrar al cliente, o para guardar un tiempo, en caso de posibles repeticiones, o cambios, pero no todos guardan fotos de cada trabajo que hacen, por una cuestión de espacio y organización. Dos o tres fotos, serán suficientes.

Por otra parte, el coche, a la hora de llevarlo a rotular, debe ir limpio como para ir de boda. Somos rotulistas, no limpia-coches, por lo que, si el coche ha estado haciendo el rally de la Baja de Aragón, lávalo a fondo antes de llevarlo, porque no sería de extrañar que, o te manden a lavarlo, o te cobren la limpieza. En cualquier caso, se pierde tiempo y dinero, además de cabrear, posiblemente, al rotulista que lleva esperándote, una hora con todo preparado para ganar tiempo, y se da cuenta que va a perder un par de horas en limpiar.

Y por último, que no menos importante, el material. Sabemos que son tiempos difíciles, y que ahorrar un solo euro lo podemos contar cada día como una victoria. Pero si tenemos en cuenta la durabilidad, el comportamiento, los resultados de un material barato frente a uno más caro, al final nos daremos cuenta que ha sido un error ahorrar veinte euros en un material que tendremos que cambiar a los pocos meses porque ha empezado a deteriorarse. No digo que vayáis al más caro, porque no por ser más caro es mejor. Digo que os informéis de qué materiales utilizan, de por qué son tan baratos y sobre todo, de qué garantía os dan en el trabajo. Obviamente, el mejor material, o uno de los materiales de más calidad, son los vinilos de 3M, y si tenéis la opción de gastaros ese dinero… pero hay materiales casi tan buenos, que es inapreciable la diferencia, salvo en el precio. Avery, Oracal, Mactac… son sólo algunos ejemplos de esas otras marcas, quizá con menos nombre, pero igual de buenas, e igual de especializadas. Y mucho más baratas. Pero siempre comprobad que el material sea de calidad. Internet nos ofrece un mundo de información, así que ¿por qué no utilizarlo?.

 

Estado del vehículo – Vamos a dejarlo claro desde un principio. El vinilo es policloruro de vinilo, PVC, (C2H3Cl)n... NO HACE MILAGROS. Al final, el vinilo es un plástico con adhesivo. Sí, es flexible, y opaco, si lo queremos. Y se adapta a las formas también. Pero no es una varita mágica que hace desaparecen abollones del coche, raspaduras, desconchones de la pintura… agujeros, que lo hemos visto… Todo esto influye a que el resultado final no sea todo lo bueno que cabría esperar. Si tu coche tiene un golpe, el vinilo se adapta al golpe en la medida de lo posible, pero el golpe sigue ahí. Si quieres que no se note el golpe, llévalo a un taller, que lo quiten, y después lo rotulamos. Ya no se notará. Si falta pintura, hay óxido, agujeros que no deberían porque un día un niño se aburría con un taladro y decidió hacer el coche más ligero… no podemos hacer nada, y el vinilo, en esas zonas, no quedará bien, y posiblemente, a la larga, dará problemas. ¿Se puede rotular? Sí, pero hay que tener en cuenta todos los posibles factores.

 

Esperamos haber ayudado a resolver dudas y a saber cómo tomar una buena decisión a la hora de rotular vuestros vehículos. Si tenéis más dudas, o necesitáis un presupuesto, llamad, venid, seguidnos en redes sociales.

 

En el próximo post, EL RÓTULO. A tener en cuenta necesidades y posibiliades. ¡No os lo perdáis!

Sin comentarios

Añadir un comentario

Lo más visto